Web De Putas

..

Category

Putas en castellano

Experiencia de prostitutas prostitutas tailandesas

experiencia de prostitutas prostitutas tailandesas

Sin duda, es algo en comunión con los clubes de hosts japoneses. Pero mientras en tierras niponas te sientas con tu chica de alquiler para contarle tus penas y lo que te estresa el trabajo, en Tailandia es para bailar y emborracharse.

Las jóvenes amenizan al cliente haciéndole jugar a piedra, papel, tijera mientras ríen. Y siempre paga el hombre. Claro, todo esto tiene un precio.

Tampoco esperes beber DyC o ni siquiera un triste Red Label. Lo normal es comprar whisky de reserva. Los que no tienen control con lo que piden las chicas ya pasan de los euros. O al menos eso dicen ellas. Cuanto menos, no son putas tailandesas al uso. La idea es que las chicas no se van con los clientes a cambio de un pago al local. Las clases altas locales han de jugar al juego.

Cuando el dinero sobra en los bolsillos de muchos, lugares como los lounge afloran. St Moritz o Le Pent son también muy populares. Y The Pimp -cuyo Facebook es muy curioso y es del club que procede el vídeo sobre estas líneas- se ha ganado la fama al tener a sus chicas en bikini.

Una inversión cuanto menos cuestionable. Se puede decir lo que se quiera, pero entre ir a Nana o a estos garitos poca diferencia hay de fondo , aunque no lo aparente a primera vista.

Pero en uno pagas por la compañía y en el otro también. Y esto no es un lugar para occidentales. Nunca una localización tuvo mejor nombre.

Pues date una vuelta por aquí. Los bares, por supuesto, son menos que en cualquiera de las zonas para extranjeros. No suelen proceder de Isaan -esas buscan al extranjero-, sino del norte o del centro del país, acorde a los gustos regionales. No se ven farangs por la zona. Cuanto menos, no es lo habitual. O la mordida por sacar a la chica de su puesto de trabajo. Por eso, el otro gran negocio de la zona son los hoteles. Los tailandeses, que viven en Tailandia, no son como los extranjeros de paso.

No quieren llevarse a ninguna chica hasta el día siguiente y a sus hogares, como es menester. No sería de recibo llevarse a una de estas damiselas a casa con la mujer y los enanos. Así que en el hotel barato de al lado se arregla todo. En principio, no miran mal a los extranjeros. Pero eso es sólo en principio. Este tugurio abre sólo por las noches.

Dicen servir arroz hervido, pero cuando paso por ahí sólo hay muchachas en paños menores. Como el garito de Robert Rodríguez, vamos. Mi favorito en toda esta parafernalia de lugares turbios para tailandeses. Los bares de arroz hervido. Su nombre lo indica todo. Y así los conocen los locales, para ellos son los bares de arroz hervido.

En ellos -dicen- se sirve arroz hervido durante toda la noche. Lo de que haya muchas jovencitas con poca ropa en la puerta y varios neones es para atraer al gentío.

Pues hay arroz hervido. También mozuelas dispuestas a animar el cotarro. En la avenida de Rama IV hay varios. Yo cruzo esa zona varias veces por semana y siempre me hicieron gracia estos tugurios.

Seguro que se había forjado la fama en Khao Tom Too Rung. Ante todo, que quede claro. De igual forma, existen los bares de karaoke. Sino los que tienen muchachas con poca ropa en la puerta. En Bangkok, todo lugar en el que haya jovencitas en paños menores tiene truco.

Vas a cantar y las chicas, a un módico precio, cantan contigo. Hacen los coros contigo, acarameladitas y muy cerca, pegadas bien al micrófono. Al que va conectado por un cable, no al que se esconde entre las piernas. Si bien seguro hay un precio para que canten canciones entre bajas pasiones. Si ya dije que lo de Saphan Kwai no es algo que recomiende, la experiencia de comer arroz hervido o cantar canciones en estos tugurios ya es para evitar si llevas poco tiempo en el país o pierdes la conciencia entre copas.

Igual no te pasa nada. Su pecado fue tocar a una chica. Sólo que aquella muchacha era la niña de los ojos de un mafioso del lugar. Chuwit Kamolsivit, el empresario que llenó Ratchada de casas de baño y masaje para pasarse a la política. Las casas de masaje y baño de Bangkok, tan populares en las zonas de Ratchada y Petchaburi. Lo que no se dice es lo que se cuece en ellas. Pero se puede imaginar.

Son grandes edificios con neones y pomposos nombres. Un baño masaje, la expresión que el bueno de Ronaldinho popularizó cuando le dio por dejar de jugar en Barcelona. En realidad, estos lugares se conocen como aab op nuat.

Sí, claro que lo hay. Y relato lo del anfiteatro con karaoke porque hice un reportaje hace ya tres años que me llevó a hacer un tour completo por todos los rincones de Poseidon, haciéndome pasar por agente turístico de adinerados singapurenses. Su clientela era mayoritariamente nipona y a mi compañero y a mí nos miraban como a dos enemigos. Sino que el fondo donde posaban estaba decorado con una pintura gigantesca del monte Fuji.

Que los nipones se sientan como en casa es fundamental. Bañarse, secarse y masaje. Curioso que el pasado domingo la policía anunció que hubo una gran redada en estos centros del relax y, en todos los que los agentes entraron, encontraron prostitución. Unesco Sexo Tailandia Pib Ong. El anticonceptivo que podría prolongar la fertilidad de las mujeres. La disolución de ETA abre un agrio debate político sobre el …. Rajoy, tras el acto del fin de ETA: Un muerto y 27 heridos tras una potente explosión en un almacén de material ….

Los edificios de El Corte Inglés valen el doble de lo que capitalizaría en …. El bitcoin pierde los 8. EEUU estudia aplicar nuevos aranceles a vehículos importados. Los Presupuestos desbloquean Indias, chinas y japonesas: Iniesta cierra su fichaje por el Vissel Kobe de Japón. El estratosférico sueldo de la niña que pone voz a 'Peppa Pig' en la exitosa …. Juanma Castaño a Sergio Ramos: Hamburgo, la primera ciudad alemana en prohibir la circulación de vehículos …. Kia Sportage , el estreno de los motores diésel híbridos.

El coche impulsado con 24 cohetes cumple 90 años: La transformación del tramo urbano de la A-5 en Madrid:

Así que aceptamos y seguimos a la mujer. Así es Soi Bangla, la calle de la perdición: Nos llevó por un callejón iluminado. A la entrada nos pidieron dejar nuestras botellas de agua. Pasamos por una cortina y nos sentamos. Se notaba que no querían estar ahí.

Ninguna era particularmente agraciada. Si me hubieran dicho que eran colegialas, les habría creído. Podía contar a los espectadores con los dedos de una mano. Aparte de mi amiga y yo, había dos parejas de extranjeros occidentales que miraban lo que ocurría en el escenario como quien mira a una mujer cantar un sufrido bolero. Nos trajeron la carta. Los precios de los licores eran exorbitantes.

Una cerveza costaba alrededor de 50 dólares, en un país donde una cerveza de medio litro cuesta, con suerte, 2 dólares. Se fueron las chicas del escenario y apareció un tailandés para el siguiente show. Estaba desnudo, con el pene erecto y un condón puesto. Se arrodilló a unos metros de un arco en miniatura.

La escena era grotesca y me quería ir. No sabía si iba a soportar ver el show de ping pong, el fuerte de la noche. Se mete la pelota en la vagina y la arroja para que su contendor responda con una paleta. Quería saber porqué generaba tanto interés en los visitantes al país de las sonrisas.

La sonrisa tailandesa había desaparecido. Yo no tenía ninguna intención de gastar 50 dólares en una cerveza y cada vez tenía menos ganas de ver el show de ping pong. Los tailandeses no son tontos y saben que la mayoría de los espectadores van para ver ese show y no los otros.

Si no consumíamos no habría ninguna posibilidad de verlo. Claudia empezó a discutir con la camarera y el ambiente se puso denso. Se acercó otro encargado del bar. Una inversión cuanto menos cuestionable. Se puede decir lo que se quiera, pero entre ir a Nana o a estos garitos poca diferencia hay de fondo , aunque no lo aparente a primera vista. Pero en uno pagas por la compañía y en el otro también.

Y esto no es un lugar para occidentales. Nunca una localización tuvo mejor nombre. Pues date una vuelta por aquí. Los bares, por supuesto, son menos que en cualquiera de las zonas para extranjeros. No suelen proceder de Isaan -esas buscan al extranjero-, sino del norte o del centro del país, acorde a los gustos regionales. No se ven farangs por la zona. Cuanto menos, no es lo habitual. O la mordida por sacar a la chica de su puesto de trabajo. Por eso, el otro gran negocio de la zona son los hoteles.

Los tailandeses, que viven en Tailandia, no son como los extranjeros de paso. No quieren llevarse a ninguna chica hasta el día siguiente y a sus hogares, como es menester. No sería de recibo llevarse a una de estas damiselas a casa con la mujer y los enanos.

Así que en el hotel barato de al lado se arregla todo. En principio, no miran mal a los extranjeros. Pero eso es sólo en principio. Este tugurio abre sólo por las noches.

Dicen servir arroz hervido, pero cuando paso por ahí sólo hay muchachas en paños menores. Como el garito de Robert Rodríguez, vamos. Mi favorito en toda esta parafernalia de lugares turbios para tailandeses. Los bares de arroz hervido. Su nombre lo indica todo.

Y así los conocen los locales, para ellos son los bares de arroz hervido. En ellos -dicen- se sirve arroz hervido durante toda la noche. Lo de que haya muchas jovencitas con poca ropa en la puerta y varios neones es para atraer al gentío.

Pues hay arroz hervido. También mozuelas dispuestas a animar el cotarro. En la avenida de Rama IV hay varios. Yo cruzo esa zona varias veces por semana y siempre me hicieron gracia estos tugurios.

Seguro que se había forjado la fama en Khao Tom Too Rung. Ante todo, que quede claro. De igual forma, existen los bares de karaoke. Sino los que tienen muchachas con poca ropa en la puerta. En Bangkok, todo lugar en el que haya jovencitas en paños menores tiene truco. Vas a cantar y las chicas, a un módico precio, cantan contigo. Hacen los coros contigo, acarameladitas y muy cerca, pegadas bien al micrófono. Al que va conectado por un cable, no al que se esconde entre las piernas.

Si bien seguro hay un precio para que canten canciones entre bajas pasiones. Si ya dije que lo de Saphan Kwai no es algo que recomiende, la experiencia de comer arroz hervido o cantar canciones en estos tugurios ya es para evitar si llevas poco tiempo en el país o pierdes la conciencia entre copas. Igual no te pasa nada. Su pecado fue tocar a una chica.

Sólo que aquella muchacha era la niña de los ojos de un mafioso del lugar. Chuwit Kamolsivit, el empresario que llenó Ratchada de casas de baño y masaje para pasarse a la política. Las casas de masaje y baño de Bangkok, tan populares en las zonas de Ratchada y Petchaburi.

Lo que no se dice es lo que se cuece en ellas. Pero se puede imaginar. Son grandes edificios con neones y pomposos nombres. Un baño masaje, la expresión que el bueno de Ronaldinho popularizó cuando le dio por dejar de jugar en Barcelona. En realidad, estos lugares se conocen como aab op nuat.

Sí, claro que lo hay. Y relato lo del anfiteatro con karaoke porque hice un reportaje hace ya tres años que me llevó a hacer un tour completo por todos los rincones de Poseidon, haciéndome pasar por agente turístico de adinerados singapurenses.

Su clientela era mayoritariamente nipona y a mi compañero y a mí nos miraban como a dos enemigos. Sino que el fondo donde posaban estaba decorado con una pintura gigantesca del monte Fuji. Que los nipones se sientan como en casa es fundamental. Bañarse, secarse y masaje. Curioso que el pasado domingo la policía anunció que hubo una gran redada en estos centros del relax y, en todos los que los agentes entraron, encontraron prostitución.

Pero sí de eliminar la mala cara que dan las zonas rojas de Bangkok. Pero antes, deberían plantearse si son los extranjeros los malos de la película. Porque en todo esto de dejarse el sueldo en señoritas que fuman, los hijos de Siam tienen experiencia de sobra.

Excelente trabajo de campo! No tenia ni la menor idea de lo que pasaba por Saphan Kwai. Probablemente merezca la pena hacer un vuelo de prospeccion sobre el nido del cuco.

Un comentario adicional, igual para un post posterior. Por que los hombres de ojos redondos aman tanto jugar al golf? Ohh tu no vas de putas …. Realmente siempre he pensado que las fiestas de ricachones no son las mejores siempre.

Se ve mucho glamour, decoraciones increíbles y todo el escenario que pareciera un gran dibujo, un arte de Picasso. En todo el arte de la decoración y el escenario que montan es para distraer y perderte en todo el glamour. Joder todo esta demasiado caro que realmente al día siguiente te vas a la empresa preocupado para recuperar lo que invertisteis o pensar si la fiesta quedo bien o no.

Una follada es como si estuvieras follando con el oro, en vez de una putona. Ya así pareciera que ni da muchas ganas, follar con el oro.

experiencia de prostitutas prostitutas tailandesas

Experiencia de prostitutas prostitutas tailandesas -

Su nombre lo indica todo. Ellos dicen cualquier tontería. Los tailandeses no son tontos y saben que la mayoría de los espectadores van para ver ese show y no los otros. Blog Lo mejor y lo peor de viajar sola Lo mejor y lo peor de viajar sola Mi primera vez viajando sola lo pasé tan, pero tan bien, que me quedó gustando. Pattaya como ciudad liberal no es la excepción. Los imperdibles de Barcelona en 30 fotografías: Sino en discotecas que parecen discotecas para ligar y en realidad son lugares donde sirven copas y en los que todas las chavalas quieren cobrar. La elección de tomar el riesgo de irse con una araña -o con una posible pero dudosa araña- sin querer pagar un duro, confiando en tus artes amatorias, es complicada. Hola Víctor, muy interesantes ambos temas. Un muerto y 27 heridos tras una potente explosión en un almacén de material …. Yo me comí unos envueltos de arroz en hoja de repollo, una samosa con carne y una sopa borscht. Y la segunda es cuanto se tarda de Nonthaburi hasta bkk?

1 Comment

Leave a Reply

© 2018 Web De Putas

Theme by Anders Norén

/

© 2018 Web De Putas

Theme by Anders Norén